La ecogranja de pollos Orikitxa busca tu respaldo en Goteo

Marcelino Santiago es uno de los dos únicos productores de pollo ecológico que existen en Euskadi. Hace dos años unió sus ilusiones a las de otro socio –David, que después dejó el proyecto–, capitalizó la prestación por desempleo, se lió la manta a la cabeza, y decidió que la falta de apoyo institucional o las dificultades administrativas no iban a demorar más el proyecto al que llevaba tiempo dándole vueltas: montar una granja ecológica de pollo. Así nació la Ecogranja Orikitxa, situada en Audikana, en plena llanada alavesa.

Dos inviernos de mal tiempo y mala suerte han provocado daños en la finca, dificultando los planes que Marcelino tenía para ampliar la zona de parque en la que los animales corren y pican lo que encuentran para comer, ya que “disfrutan más en los parques con hierba”. Así que, con el apoyo de Biolur, la asociación de apoyo a la agricutura ecológica de Gipuzkoa, ha puesto en marcha una acción de microfinanciación en la plataforma Goteo.org.

dav

Imagen: Ecogranja Orikitxa

Marcelino explica que ideó Orikitxa “en un marco de desarrollo rural sustentable”, es decir, como un proyecto “diverso, ligado a la tierra, con inversiones justas para desarrollar actividades cercanas a sus mentores y partiendo de recursos propios”. Tras un primer año “intenso y bonito” en invierno de 2016 su socio dejó el proyecto y  las nieves de febrero hundieron el almacén. “Aún así, remontamos, y a finales de año teníamos asentada la actividad con los pollos”.  Pero un año después, la madrugada del último 13 de febrero, un vendaval volteó los pollineros y los pollos pequeñitos murieron de frío. Además, el invernadero sufrió destrozos en buena parte de la cubierta de plástico.

El responsable de Orikitxa señala que “gracias al incondicional apoyo emocional y económico de colectivos de consumidores y de personas cercanas, vamos recuperándonos”. Así, tras un breve parón, la semana del 24 de mayo comenzarán a carnear de nuevo. Los invernaderos están también listos  para poder plantar.

A través del crowfounding en Goteo, confía en obtener un mínimo de 3.000 euros, si bien el importe óptimo serían 6.500 euros. “Tenemos la esperanza de podernos recuperar económicamente y hacer frente a los gastos de mantenimiento de la granja, recuperar  los daños ocasionados por el vendaval, y afrontar los gastos de ampliación de parques que teníamos previsto”. La primera ronda de la campaña de microfinanciación finaliza en 17 días.

Producción limitada y venta directa
Con Marcelino trabajan en Orikitxa “Erika, a tiempo parcial;  Arkaitz y Jaione, que cultivan para sus cestas parte de la huerta, y Carmen como socia colaboradora”. La actividad de la granja se centra en el engorde de pollo, la producción hortícola y la comercialización, pero Marcelino subraya que “la divulgación” a través de visitas, charlas y talleres es parte de la actividad y la filosofía de este proyecto.

Orikitxa cuenta con ocho pollineros móviles de 10 m2 cada uno, en parques de 250, que rotan respetando el vacío sanitario. Cada quince días  llegan pollitos de un día y “los recibimos con una receta de la abuela que les ayuda a fortalecer el sistema digestivo, un poco de pan mojado con un poco de vino”. Durante el primer mes, alimentan a los pollos con pienso ecológico. A partir de ese momento, salen al parque donde además de corretear van picoteando la hierba y lo que encuentran, “echamos en los corrales restos de la huerta y vemos que el calabacín y el tomate les encantan, pero los pimientos ni los prueban. En la última quincena mezclamos el pienso con trigo y maíz de producción propia o de agricultores ecológicos vecinos”.

Los pollos, de crecimiento lento,  se crían durante 90 días y llegan a alcanzar los dos kilos en canal. “Debido al tipo de producción, en el mismo lote se producen desigualdades en el desarrollo de los pollitos, que se perciben ya desde las primeras semanas. Los sacamos con tres meses porque es el momento de equilibrio ente la textura de la carne y el sabor”, afirma Marcelino.

La producción de Orikitxa es limitada,  100 pollos cada 15 días.  Venden directamente a los consumidores, también a través de grupos de consumo cercanos, tanto en Araba como en Gipuzkoa. El precio de venta oscila entre 8,75  €/kg y 9,5 €/kg. “Con ello cubrimos los gastos de producción, sacrificio, envasado, reparto y un pequeño margen de beneficio”, explica Marcelino. “Si nuestra producción fuera mayor, podríamos bajar el precio o aumentar el margen de beneficio y si  la industrializáramos, tendríamos aún más márgenes. Pero sería otra historia, menos ecológica y,  por supuesto el pollo no sería el mismo”.

dav

Imagen: Ecogranja Orikitxa

Orikitxa es, junto con el de un productor de Llodio, el único proyecto dedicado a la cría de pollo ecológico en Euskadi, a pesar de que según Marcelino sí existe demanda, que ahora mismo es cubierta por producto que  llega de Galicia,  Cataluña y de Andalucía fundamentalmente. La  poca experiencia profesional en la cría de pollo ecológico, así como el “poco o nulo apoyo institucional” son las razones que aduce Marcelino para la escasa producción de pollo ecológico en Euskadi. También los problemas para el sacrificio, la normativa vigente no contempla llevarlo a cabo en la granja,  lo que “te obliga a desplazarte dos veces, una con los animales vivos y otra a recogerlos fríos y envasados. Lo que conlleva gasto energético, de tiempo y riesgos en la carretera”.

“Por nacimiento, formación académica y desarrollo profesional” su vida ha estado ligada al mundo rural, pero no directamente a la cría de pollos, aunque “en casa de mis padres en mi pueblo de Zamora siempre hubo gallinas”. Allí ya puso en marcha una granja de conejos –”una especie que siempre me ha llamado la atención, al igual que las cabras”–, algo que espera, en un futuro, poder hacer también en Orikitxa.

Marcelino considera que, a pesar de las dificultades, “poder trabajar en un proyecto que has parido” es, junto con “percibir que hay personas buenas” y ver “animales felices a tu alrededor”, las mayores satisfacciones haber emprendido este proyecto, así como “sentir que estás trabajando porque otro mundo sea posible”, en aquellos momentos en los que te paras a reflexionar.

¿Le quieres ayudar a conseguirlo?

Visita la página de su proyecto en Goteo y haz tu aportación. Puedes aportar 10€, 20€, 30€, 50€ o 100€, en función de la aportación podrás recibir distintas recompensas. Y, sin duda, saber que has puesto tu granito de arena para uno de esos proyectos importantes si creemos que nuestra forma de consumo es un acto político y que cada decisión que tomamos afecta al mundo que habitamos.

sdr

Imagen: Ecogranja Orikitxa

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s