Papa col pommodoro.

Tengo un libro de cocina maravilloso, ‘La Toscana’ (Ed. Phaidon), la mar de desaprovechado. Lo hojeo de vez en cuando y nunca cocino nada, pero siempre me entran ganas de hacer la maleta e ir a recorrer aquellos paisajes. El caso es que hace unos días por fin seleccioné una receta, papa col pommodoro, una sopa de tomate y pan duro (la versión italiana del salmorejo, vaya) que se puede comer caliente o fría, recalentada etc… Aunque las versiones de esta misma sopa que encontré por internet no se corresponden exactamente a la de mi libro, consideré que la receta buena debía ser la de mi libro, que para eso se llama ‘La Toscana’ (y además, sé cómo se las gasta la gente que tiene blogs de cocina :-)). Me hice con unos tomates (porque no llegaron en la cesta) y eché mano de un pan ecológico que lo que es miga densa, tenía para rato.  Y ayer la preparé (tomándome mis propias licencias, claro). Y… si seguís leyendo, veréis lo que pasó.

Papa col pommodoro

Necesitamos: 5 tomates medianos, 4-5 rebanadas de pan duro de miga densa, 4-5 dientes de ajo, 10 hojas de albahaca, aceite de oliva virgen, sal y pimienta.

Y hacemos lo siguiente: mientras pelamos y troceamos los tomates (en teoría, también hay que despepitarlos), ponemos a hervir 1 – 1,5 litros de agua, con los dientes de ajo, sal, pimienta y un chorro de aceite de oliva. Cuando rompa a hervir, añadimos el tomate, bajamos el fuego y dejamos cocer unos 20 minutos. Después, quitamos los dientes de ajo y las hojas de albahaca (yo los pesqué colando la sopa – sin tirar el caldo, que hay que usarlo–, así es más fácil pescarlo todo). Lo volcamos todo en una sopera o bol grande, en el que habremos puesto las rebanadas de pan. Dejamos reposar para que el pan chupe bien el caldo. Para servir, podemos añadir un hilo de aceite de oliva.

Hasta aquí la receta siguiendo instrucciones. Ahora mis comentarios:

Me parece que no hice una buena elección de pan, ya que era de miga densa, sí, pero al mojarse seguía teniendo mucha consistencia y, la verdad, la textura de mi papa col pommodoro no me gustó nada. Es más, no me terminé mi bol (pequeño) cosa rara en mí, que me lo zampo todo (aunque no sea más que porque lo he preparado…). A Diego tampoco le gustó, pero se lo comió religiosamente.

Pero dado que de sabor me pareció que estaba bien, y estaba preparada con los mismos ingredientes que el salmorejo, le metí la batidora y ta-chan, ta- chan…. salvados.

Así que no tengo claro si recomendar probar la sopa con un pan tipo zopako, o si decir que, directamente, preparéis el salmorejo de toda la vida.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras, Recetas con verduras de temporada, Vegetariano, Verduras de verano y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s