Tomatada cabrese.

A falta de mozzarella fresca de bufala, bien nos sirve un rico queso de cabra semicurado para convertir una ensalada caprese en una cabrese. Al igual que los tomates de distintas variedades que conviven alegremente en esta ensalada, el chevre demi sec está comprado en el mercado de Vieux Boucau –finde visitando a la suegra en su casa de veraneo, para que compruebe qué listo, guapo y malagaita está su nieto – . La albachaca, ¡oh milagro! procede de nuestro balcón y es la primera de muchas que sobrevive. Qué digo, sobrevivir: yo pensaba que estaba cadáver y el otro día, al salir a tender la ropa, me la encontré toda lustrosa.

Ensalada de tomate y queso de cabra.

Necesitamos: tomate de distintas variedades, queso de cabra, un puñado de hojas de albahaca fresca, sal, pimienta y aceite de oliva virgen.

Supongo que a estas alturas no hace falta explicar cómo se prepara una ensalada ¿verdad?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Recetas con verduras de temporada, Verduras de verano y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s