Borsch.

Tenía yo clavada la espinita de la remolacha. Si por ahí queda alguien que sigue el blog desde el principio, quizá recuerde mi fracaso con la crema de remolacha. Todavía no me he repuesto. Pero lo cierto es que parece que sea una hortaliza perenne, porque llega y llega en la cesta semanal de verduras. La tomo licuada, mezclada con frutas, para desayunar, y me están saliendo colmillos de vampiro. Pero poca cosa más. Así que de vez en cuando, pensaba en preparar borsch, una sopa de remolacha y col muy popular en Ucrania. Quizá, con 40º,  ayer no fue el mejor día para semejante receta, pero el caso es que me lancé, con bastante éxito. Y no lo digo yo, sino una niña ucraniana que no conoce la piedad cuando algo le disgusta. Así que, en invierno, más y mejor.

Borsch, sopa de remolacha y col.

Necesitamos: unos 60 grs de remolacha, otro tanto de berza, una zanahoria grande, una cebolla, medio tomate grande, una patata mediana, 1,5 litros de agua, aceite, sal y pimienta, dos cucharadas de harina. Salen 3-4 cuencos de sopa.

Y hacemos lo siguiente: cortamos la remolacha en láminas y la cocemos con un poco de azúcar y vinagre. En una cazuela grande, sofreimos la cebolla, con la col picada bien finita. Añadimos la zanahoria en dados y salpimentamos. Añadimos 1,5 litros de agua y llevamos a ebullición. Tras 10 minutos añadimos el tomate troceado, y tras otros 10 la patata, también en daditos. Añadimos sal. Cuando la patata esté lista, agregamos la remolacha. Seguimos cociendo.

En una sartén, freimos un par de cucharadas de harina. Yo no entendía muy bien qué querían decir con esto en las recetas que leí ( esta receta mía es una síntesis simplificada de este tratado sobre el borsch que encontré en Internet); así que lo que hice fue una roux como la de la bechamel, pero con aceite de oliva en vez de mantequilla. Se añade a la sopa.

Por lo visto, esta sopa tiene que reposar y espesar. Tras el reposo, me encontré una especie de telilla de aceite que retiré. Como no me pareció muy espesa, retiré la mayor parte de los tropiezos y metí la batidora. La borsch cogió un tono demasiado rosa, por lo que licué media remolacha, añadí el jugo y ¡ta chan! Ya está granate.

Una vez en el plato, añadir un toque de pimienta. Se suele acompañar con crema agria o, en su defecto, con yogur.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras, Recetas con verduras de temporada, Vegetariano, Verduras de invierno, Verduras de primavera y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Borsch.

  1. Pingback: Tortilla de hojas de remolacha. | qué hago con mi cesta de verduras

  2. Pat dijo:

    ¿Has probado el arroz con remolacha? Se queda de un color super bonito.

    • nagore dijo:

      Hola Pat. no lo he probado pero ya he visto alguna vez la receta, la tengo en esos pendientes que nunca llegan, jaja! Gracias por recordármelo!

  3. Nihacc dijo:

    ¡Qué buena pinta! A ver cuando trae mi cesta unas remolachas para prepararlo, que sólo aparecen de vez en cuando, con lo que me gustan…

  4. Eva dijo:

    Me la guardo entonces para el invierno ¿no? es que yo lo del calor lo llevo muy mal, la mitad de la sangre que me corre por las venas es de Burgos y me tira más el frío. La verdad es que tengo muchas ganas de probarla!!!
    Un besote

  5. Lorentzero dijo:

    Tiene muy buena pinta, aunque no entiendo lo de la roux, prefiero tu idea de triturar parte de los tropiezos para que espese un poco.

    • nagore dijo:

      Eskerrik asko Loren! Sí, lo de la harina tampoco lo tenía yo muy claro, creo que sólo le aporta aceitorro… y no engordó, quizá porque no le puse suficiente , pero la próxima vez me limitaré a trituirar lo que sea necesario…

  6. Pat Cowie dijo:

    Parece que hay tantas maneras de preparar un borsch como las hay para una totilla de patatas o un gazpacho. Pero la falta de color (‘demasiado rosa’) se puede evitar cocinando la remolacha entera y no en laminas. La remolacha nunca se corta, ni se quita la talla ni la raiz, porque si se hace, en el agua hirviendo pierde toda su ‘sangre’.

    • nagore dijo:

      Gracias por el consejo Pat! La cocí en láminas porque así se indicaba en las recetas que encontré, pero es verdad que se quedaron muy claritas y todo el color se fue al agua. Pero no la quise a aprovechar, no sea que cogiera un sabor demasiado fuerte. La próxima vez lo haré como me dices a ver qué tal. Gracias!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s