Pasta nero di sepia con calabacín, zanahoria y cebolla.

En realidad, lo que yo quería preparar eran unos falsos espagueti de calabacín, pero me encontré con dos grandes obstáculos: 1) los recelos del fotógrafo, 2) la carencia de una herramienta adecuada. En lo que trataba yo de resolver semejantes problemones, se me han adelantado: hace días que vi esta receta tan rica en La cocina de Nihacc, y ayer mismo me encontraba con esta sugerencia en L’Exquisit.Pero tengo que agradecer a Sonia que me haya puesto en el buen camino para resolver, al menos, el segundo problema: el cacharrito para hacer espagueti con un calabacín se llama acanalador. Eso sí, pregunté en un par de ferreteríasy me miraron como a una marciana. Cuando les explicaba para qué lo quería, aún abrían más los ojos, como diciendo: ¿Y por qué no te haces un pisto con los calabacines, hija mía? Pues muy fácil: porque en la cesta todavía no han llegado tomates ni pimientos y porque al muchacho, por más que sea de Bilbao, no le gusta el pisto. Ni a la bilbaína, ni con la receta de su señora.

Spaguetti nero di sepia con calabacín y zanahoria

Así que finalmente, todo quedó en unos espaguetti de pasta al nero di sepia; eso sí, con su calabacín. La pasta negra siempre me resulta muy sugerente en su envase, tan chic. La verdad, luego es un poco bluf. Primero, porque huele a pescado cuando la cueces. Después, porque no es tan fotogénica como pintaba. Pese a todo, el plato estaba muy rico, iba ganando con cada bocado.  Pero en cuanto encuentre un acanalador de esos, no va a haber quien se libre de los espagueti de calabacín.

Necesitamos: un paquete de espagueti al nero di sepia, un calabacín cortado en tiritas, 3-4 zanahorias también en tiras, 2-3 cebollas medianas, aceite de oliva, aceite de oliva virgen, queso parmesano, pimienta, sésamo.

Y hacemos lo siguiente: partimos el calabacín en tiras y las ponemos con sal, a que escurran el agua, una media hora. Mientras tanto, empezamos a pochar la cebolla en tiras, a fuego lento, y a cocer la pasta. Cuando el calabacín haya escurrio, lo añadimos a la cebolla, junto con la zanahoria, y salteamos brevemente. Mezclamos bien con la pasta y servimos. Ya en la mesa, cada comensal le pone sésamo, parmesano y oliva virgen, al gusto.

Como todo plato de pasta, socorrido y rico.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras, Recetas con verduras de temporada, Vegetariano, Verduras de primavera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Pasta nero di sepia con calabacín, zanahoria y cebolla.

  1. Pingback: Tallarines de calabacín aglio e olio | qué hago con mi cesta de verduras

  2. Olaia dijo:

    Gracias Nagore!!
    Lo he hecho con pasta de colores y en vez de parmesano le he echado queso del baztán… pero estaba delicioso!!

  3. Nagore, deberias encontrar el acanalador…la marca brabantia los hace, por decir una marca grande….

    q lástima, pq te hubiera quedado un plato de fabula….bueno, q el de la foto tb lo es, ya me entiendes…

  4. Nihacc dijo:

    Uy, pues yo tampoco sabía el nombre del cacharro este… igual puedes encontrarlo en alguna tienda de menaje de esas grandes que tienen de todo. ¡Suerte!

    • nagore dijo:

      Lo más gracioso es que menos eso, encontré todo tipo de cachivaches que tampoco sabía yo que existían, en mi cocina sólo debe haber básicos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s