La octava cesta: paupérrima.

Sí, sí, ya lo veis en la foto. Tengo el morro torcido desde que ayer vi el contenido de la octava cesta: una col, berza o repollo rizado; calabaza; una escarolilla, sí, en diminutivo peyorativo; puerros; zanahorias y kiwis. ¡Pero cómo vamos a alimentar a la familia con esto! Y no, no es que una plaga o una helada hayan acabado con la huerta. Ha sido un error de cálculo: a nuestro agricultor se le había olvidado que enero tiene 5 semanas. Él distribuye el importe que pagamos a fin de mes en las 4 ó 5 cestas mensuales. Los meses de 5, toca menos producto cada semana. Lo peor es que como ya hemos recibido dos de las buenas, nos queda pasar el resto del mes con cestitas como esta octava. Cosas que pasan.

Nuestra octava cesta semanal de verduras ecológicas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras, Verduras de invierno. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La octava cesta: paupérrima.

  1. Pingback: Ya vamos por la décima. | qué hago con mi cesta de verduras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s