Cus-cus de calabaza.

En fin, que aunque la cesta semanal de verduras y hortalizas haya venido pobretona, hay que seguir cocinando, ¿verdad? Sólo hay que pensar cómo sacarle más provecho… y para eso están los cereales y las legumbres, en sus múltiples variantes. En esta ocasión, hemos echado mano de la sémola de trigo duro, es decir, del cus-cus, para preparar un plato que se aleja mucho del sabroso cus-cus marroquí o argelino, pero que está también sorprendentemente rico: el cus-cus de calabaza. Y todavía nos queda calabaza para comerla con garbanzos, como me contaba hace unos días Pedro que la prepara su ama.

Cus-cus de calabaza

Además de rico, este plato tiene otras ventajas: es rápido y muy fácil de hacer (por otra parte, como prácticamente todo lo de quehagoconmicesta…).
¡¡¡Nuria, deja de poner excusas!!!

Necesitamos: calabaza, media cebolla, unas lonchas de bacon ahumado, un puñado de pasas, comino y cus-cus. Aceite y sal.

Y hacemos lo siguiente: tras pelar y, si es necesario, despepitar la calabaza, cortarla en dados y ponerla a cocer al vapor unos minutos, para que se ablande un poco, pero sin pasarse. En una sartén, rehogamos la cebolla cortada en tiras en un poco de aceite de oliva, y añadimos el bacon ahumado, que dejamos churruscar. Después, añadimos la calabaza ya cocida, salamos, y lo salteamos varios minutos. Agregamos las pasas y el comino al gusto… y lo servimos sobre la sémola, que habremos preparado siguiendo las instrucciones del envase.

¡Ay, la calabaza sí que es agradecida, y no como esas zanahorias que me han traído loca!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras, Recetas con verduras de temporada, Verduras de invierno y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cus-cus de calabaza.

  1. Erinna dijo:

    ¡¡Cuscussssssssssssssss rico!! Al de calabaza le pongo pasas y claro, en vez de bacon cebolla caramelizada y está de rechupete 😉
    PD: ¡Qué envidia de fotos, yo quiero aprender a hacerlas así!

    • nagore dijo:

      Hola Erinna!! Seguro que con la cebolla caramelizada está riquísimo, pero a mi fotógrafo carnívoro hay que darle chicha de vez en cuando para colarle la verdura… Y, hablando de él y sus fotos, le cedo la palabra….

      Ya son varias las personas que preguntan y hacen comentarios
      agradables y curiosos sobre las fotos que ilustran este blog. La
      verdad es que no llevan todo el trabajo que unas fotografías de este
      tipo necesitan porque están hechas justo antes de degustar lo que sale en ellas. Los fotógrafos profesionales trabajan de otra manera,
      cocinan para que la fotografía sea perfecta y casi nunca se comen lo
      que fotografían.

      En primer lugar tengo que decir que yo utilizo una cámara profesional
      tipo réflex digital y que, además, todas las fotos llevan un sencillo
      retoque para mejorar el contraste y el encuadre. Esto me da cierta
      ventaja pero… la experiencia también me dice que eso no es
      imprescindible para divertirse haciendo fotos de platos. Aquí van
      algunos consejos para quienes tienen cámaras de fotos digitales tipo
      compacto y quieren intentar hacer fotos más vistosas. Incluso en modo automático.

      1. Evitar el uso del flash.
      El flash puede ser útil para cuando tenemos mucha prisa y ninguna
      posibilidad de iluminar la escena por otros medios como ventanas,
      balcones, lámparas o tubos fluorescentes… El flash de estas cámaras
      pequeñas aporta una luz muy dura que es lo contrario de una foto
      cálida y apetecible. Lo mejor es desactivarlo para nuestra foto.

      2. Usar un trípode o un apoyo.
      Vale, hemos desactivado el flash y la cámara va a tardar algo más en
      capturar la escena con la luz disponible. Si nos movemos (con sólo
      respirar vale) la foto saldrá también movida. Solución: un
      mini-trípode de sobremesa. Los venden en los bazares chinos por menos de 5 euros. Si no quieres gastar en un trípode puedes apoyar los codos en el respaldo de una silla o en cualquier otro elemento con tal de estabilizar nuestro pulso.

      3. Acercarse mucho.
      Todas las cámaras compactas tienen la opción Macro o Supermacro. Esta opción sirve para acercarse mucho al objeto y conseguir que el
      autoenfoque siga haciendo su trabajo. Al acercarnos se consigue
      destacar el motivo principal de nuestra foto y evitar distracciones de
      elementos ajenos. Por ejemplo todo aquello que rodea a nuestro plato y que no hemos querido o no hemos podido apartar. Ojo, que los salpicones y las migas de pan ahora se ven mejor y más grandes. Hay que tener servilletas de papel siempre a mano para limpiar los platos, como hace Arguiñano.

      4. Fijarse en los que saben.
      Cualquiera de los libros de Martín Berasategui, tiene unas fotos
      estupendas y cada una de ellas es una clase magistral de composición, iluminación, atrezzo y cariño por el trabajo bien hecho. De ahí se pueden sacar muchas ideas respecto a la limpieza, colocación de detalles, menaje… Te aseguro que en esas fotos nada es casual hasta el punto de que los ajos tostados o las almendras picadas se ponen con pinzas.

      Ánimo y a practicar!!!

  2. intxaurtsu dijo:

    mmmmmmmmmmmmmmm…………………me encanta el cous-cous de cualquier manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s