Una cuarta… sencillita.

La cuarta cesta de verduras ha llegado sin grandes sorpresas: un buen pedazo de calabaza, un generoso manojo de acelgas que están ya listas para ser comidas, dos manojos de puerros (qué rica ensalada templada), una escarola, remolacha, zanahorias, kiwis y unos pequeños tomates que nos ha devuelto el placer de desayunar pan con tomate. Un cesta sencillita, idónea para mantener el estómago ligero antes de atacar las pantagruélicas comidas navideñas, que ya han tenido su pistoletazo de salida con la txistorra de Santo Tomás. Y yo, sin agua con gas…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cesta de verduras, Verduras de invierno. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una cuarta… sencillita.

  1. Don Jaime de M. dijo:

    Por lo que yo sé, al fotógrafo de este blog le valía hasta hace poco con alpiste para comer. Como su evolución hacia la exuberancia sea igual en todos los sentidos, doy la enhorabuena a todos los miembros de esta iniciativa. ¡Abajo la mente racional! ¡Vivan los placeres sensoriales!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s